TCA I: Anorexia

 

TCA (trastornos en la conducta alimentaria) son un conjunto de enfermedades causadas por ansiedad y preocupación excesiva por el aspecto físico, peso corporal y la alimentación, alterando los hábitos alimenticios habituales.

Los TCA actualmente se clasifican en 7 enfermedades (anorexia, bulimia, vigorexia, ortorexia, trastorno por atracón, desnutrición y alcohorexia) que pueden manifestarse conjuntamente o individualmente. Cuanto mas interrelacionadas estén mas dificil será tanto su diagnóstico como su tratamiento.

En el post de hoy vamos a hablar de la anorexia ya que es uno de los TCA más conocidos y extendidos.

*Anorexia (nerviosa): Es un trastorno alimentario caracterizado por la obsesión hacia el peso corporal y los alimentos, así como una pérdida muy elevada de peso (un 25% aproximadamente). Se presenta una alteración de la imagen corporal, sobreestimando el tamaño de cualquier parte de su cuerpo. Induce a: miedo a comer delante de cualquier persona, realizar dietas bajas en hidratos de carbono y grasas, abuso de laxantes y purgantes. anorexia bulimia

Paulatinamente va eliminando de la dieta los hidratos de carbono, las grasas, proteinas e incluso los líquidos, llegando en algunos casos a deshidratación extrema. A éstas medidas drásticas se le pueden sumar otras conductas asociadas como la utilización de diuréticos, laxantes, vómitos o exceso de ejercicio físico.

Asociado a éste comportamiento también pueden existir alteraciones psicológicas graves que provocan cambios de comportamiento, de la conducta emocional y una estigmatización del cuerpo.

Anorexia quiere decir falta de apetito pero en el caso de la anorexia nerviosa, la persona, lejos de carecer de apetito, se comporta como un organismo hambriento. No come, pero tampoco deja de pensar en cuáles son los alimentos idóneos que debe ingerir para no aumentar de peso. Es ahí donde radica la psicopatología, el deseo irrefrenable de seguir perdiendo peso. Los anoréxicos sufren de crisis de hambre, siendo ésta a menudo, de extrema intensidad.

*Características de la persona anoréxica:

  • Baja autoestima
  • Sentimiento de desesperación
  • Miedo a engordar
  • Raramente infringen las reglas o desobedecen
  • Suelen ser perfeccionistas, buenos alumnos y destacados atletas
  • Prototipo idóneo: chica de 14 a 19 años, familia de nivel socioeconómico medio-alto y con un rendimiento escolar bueno e incluso excelente

Hay, principalmente dos tipos de anorexia: el tipo restrictivo, que consiste en disminuir la ingesta de alimentos o realizando ejercicio intenso pero sin recurrir a atracones o purgas. Y el tipo compulsivo/purgativo, donde se engloban a aquellos individuos que recurren regularmente a los atracones o purgas.

Síntomas más comunes de la anorexia:

  • Bajo peso corporal (inferior al 25% del peso normal para su altura y edad)
  • Miedo intenso a volverse obeso
  • Opinión distorsionada del peso y tamaño de su propio cuerpo
  • Se niega a mantener un peso corporal mínimo normal
  • En mujeres, ausencia de tres ciclos menstruales sin otra causa
  • Exceso de actividad física
  • Rechazar la sensación de hambre
  • Preparación por la preparación de los alimentos
  • Síntomas físicos: piel seca, deshidratación, dolor abdominal, estreñimiento, letargo, irritabilidad, fatiga, intolerancia al frío, demacración, piel amarillenta, lanugo (presencia de vello en extremidades y mejillas), desequilibrio electrolítico, amenia…

Para la pronta identificación de ésta enfermedad es muy importante la  colaboración de padres, parientes, conyúges, maestros, entrenadores… para poder ser capaces de identificar al individuo que tiene anorexia aunque inicialmente la mantienen muy privada y escondida. Las observaciones clínicas de su comportamiento y un examen psicológico contribuye a realizar el diagnóstico.

Una cosa muy importante a tener en cuenta, como en la mayoría de las enfermedades un tratamiento temprano puede prevenir a menudo problemas futuros. La anorexia y la desnutrición resultante pueden afectar de forma adversa a casi todos los órganos del cuerpo aumentando la importancia del diagnóstico y tratamiento temprano.

El tratamiento será siempre personalizado ya que lo determina la edad del paciente, historia médica, gravedad, tolerancia a medicamentos o terapias, expectativas e incluso sus preferencias.

Será una combinación de terapia individual, terapia familiar, modificación del comportamiento y rehabilitación nutricional con un equipo multidisciplinar y una colaboración mutua.

Como todos los TCA es muy importante el apoyo del entorno para que el paciente pueda tener un diagnóstico, tratamiento y recuperación lo más eficaz posible.

Post relacionados:

 

 

 

¡Ya está aquí el otoño!

Hoy viernes, a las 11 de la mañana hemos entrado oficialmente en el otoño. Por eso, éste post va dedicado a reforzar nuestro sistema inmunitario para entrar con fuerza en la nueva estación y así no caer en los resfriados.

1-Naranja: Tal vez sea una de las frutas que goza de mayor prestigio, sobre todo en la cultura mediterránea. Rica en vitamina C ayuda al sistema inmune y por ello se recomienda tomar una naranja al día.

2-Kiwi: Aporta más vitamina C que la naranja (68 mg/100 g; frente a 52mg/100g) y más fibra que la manzana. Para no desaprovechar sus propiedades, lo mejor es comerlo inmediatamente después de pelarlo y con cuchara.

3-Fresa: Su consumo podría contribuir a eliminar las piedras en el riñón y regenerar la flora intestinal. Su color rojo lo dan unos antioxidantes que eliminan los radicales libres del organismo, evitando el envejecimiento prematuro de las células.

4-Zanahoria: Nos ayuda a mantener un buen estado de la piel, de los tejidos y es esencial para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune. Todo ello gracias a su  contenido en betacaroteno, sustancia que tras ser abdorbida por nuestro cuerpo se transforma en vitamina A.

5-Ajo: De sus beneficios se aprovecha directamente el corazón, ya que reduce el colesterol, o sus poderes como agente contra las infecciones.

6-Espárrago: Es un buen aliado de los riñones y del hígado, ayuda también al sistema cardiovascular. Su contenido en vitamina B1 interviene en la transmisión de señalesen el tejido nervioso.

7-Miel: Usada como edulcorante natural, se utiliza en la medicinal tradicional como remedio contra la tos, la irritación de garganta y el dolor de estómago. Su composición le otorga propiedades bactericidas y antisépticas.

8-Jalea Real: Destaca su riqueza en vitaminas, minerales, ácidos grasos insaturados. Aporta energía, perfecta para épocas de sobreesfuerzo físico o mental. Su acción vasodilatadora y de creación de glóbulos rojos la hacen preventiva de enfermedades cardiovasculares o para casos de anemia. También posee agentes antimicrobianos, por lo que puede tomarse para evitar gripes y catarros.

 

El pescado azul

Actualmente se recomienda de entre tres y cuatro raciones de pescado a la semana, pero dos de ellas deben ser de pescado azul para asegurarnos una dieta sana y equilibrada, concretamente para conseguir una ingesta adecuada de ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA que no se encuentran en alimentos vegetales)

La diferencia entre el pescado azul y el blanco básicamente es su porcentaje de grasa. Así como el blanco varia entre 1 y 3 %, el azul o graso tienen más de 5 % de grasa. El porqué de llamarse azul es porque la grasa intramuscular que poseen, que influye en la coloración de su piel.

Algunos de éstos pescados azules son: el salmonete, la carpa, el atún, la sardina, el rodaballo, el pez espada, el chicharro, el bonito, la palometa, la caballa, el salmón, el jurel, el boquerón, la anchoa, la trucha… Aparte de aportarnos omega 3 también son ricos en proteinas de alto valor biológico, vitaminas y minerales como el calcio ya que por ejemplo los boquerones o las anchoas se comen con las espinas incluidas.

El consumo de éste tipo de pescado se asocia a un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares gracias a su grasa saludable que reduce los triglicéridos, dificulta la formación de placas en los vasos sanguíneos, colabora en la reducción de la presión arterial y actúa como antiinflamatorio.

¿Sabías qué? III

¿Sabías que los niños obesos tienen más alergias?

Además de ser más propensos a padecer en la adolescencia o en la vida adulta enfermedades derivadas del exceso de peso como la diabetes, hipercolesterolemias, enfermedades cardiovasculares, etc… Éste perfil de la población es un 26 % más propenso a tener algún tipo de alergia y, especialmente, en el caso de las alergias alimentarias, siendo un casi 60 % superior en niños y adolescentes con sobrepeso, según el estudio llevado a cabo por el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental de Estados Unidos.

Clave del éxito de una dieta: LA MOTIVACIÓN

Si vas a empezar una dieta de adelgazamiento lo primero que debes tener en cuenta es la motivación. Piensa por qué lo haces, los beneficios que la dieta te va a conllevar, qué tendrás que dejar… todas éstas preguntas te servirán para valorar si realmente estás preparado para enfrentarte a este cambio de hábitos alimentarios.

Es importante comprender que éstos hábitos tendrás que mantenerlos de por vida y no sólo por unos días o unas semanas porque se acerca el verano o un acontecimiento importante. Si unos malos hábitos te han llevado a coger esos kilos de más… ¿Por qué volver a ellos? Por eso es básico no sólo hacer dieta unos días sino aprender a comer.

El mejor momento para iniciar una dieta será cuando seamos conscientes de que tenemos un sobrepeso y que si seguimos así las posibilidades de padecer enfermedades relacionadas con la obesidad podrían aumentar. La dieta será mas efectiva si tomas la iniciativa, a nadie le gusta que le digan lo que hacer con su cuerpo; así que lo primero es convencerte a ti mismo.

Debes pensar de forma positiva, en lo bien que te sentirás al perder peso, más ágil, lo bien que te verás al mirarte al espejo y cómo te quedará tu ropa preferida; tener presente que es un cambio saludable, positivo y muy beneficioso.

No es sencillo, pero debes tener claro tu objetivo, presente en todo momento y ponerte en manos de un profesional de la nutrición. Fíjate metas realistas a corto plazo para ir animándote poco a poco y nunca te des por vencido, sino sólo perderás tiempo y esfuerzo.

¡Ánimo!