Cómo hacer que los niños coman verdura: Coliflor con queso

En muchas ocasiones acuden a nuestra consulta padres preocupados por la alimentación de sus hijos, ya sea porque comen pocas frutas o verduras, o porque apenas les gusta ningún alimento y comen siempre lo mismo. Lo que a la larga puede derivar en un problema. Véanse artículos relacionados con la obesidad infantil: ¿Sabías qué? III y ¿Sabías qué? IV

Parte de esa problemática es que los niños directamente no prueban los alimentos o que no les gusta el olor o la presentación y los rechazan. Para poder evitar que ésto pase os vamos a facilitar algunas recetas para poder hacer con vuestros hijos, que toquen los alimentos, los conozcan y se diviertan cocinando.

En el post de hoy, haremos una coliflor con queso. Un plato con un aspecto y sabor delicioso. ¡Esperamos que os guste!

INGREDIENTES:

  • 500 g de coliflor
  • 30 g de mantequillacoliflor gratinada
  • 3 cucharaditas de harina
  • 185 ml de leche
  • 60 g de queso cheddar rallado
  • 25 g de pan rallado
PREPARACIÓN:
  • Cocinar la coliflor en el microondas durante unos pocos minutos hasta que se ablande. Colocar la coliflor cocinada en una bandeja de horno poco profunda.
  • Derretir la mantequilla en un cazo pequeño. Añadir la harina y remover hasta que se dore.
  • Añadir la leche poco a poco e ir removiendo procurando que no queden grumos.
  • Cuando se haya añadido toda la leche, se calienta a fuego medio y se remueve hasta que la salsa espese o hierva. Cocinar durante un minuto sin dejar de remover.
  • Retirar el cazo del fuego y añadir todo el queso excepto un par de chucharadas. Remover bien hasta que el queso se haya derretido.
  • Servir la salsa por encima de la coliflor. Espolvoreamos lo que nos ha quedado de queso junto con el pan rallado.
  • Introducir en el horno o microondas para gratinar.
¡Buen provecho!

¿Sabías qué? III

¿Sabías que los niños obesos tienen más alergias?

Además de ser más propensos a padecer en la adolescencia o en la vida adulta enfermedades derivadas del exceso de peso como la diabetes, hipercolesterolemias, enfermedades cardiovasculares, etc… Éste perfil de la población es un 26 % más propenso a tener algún tipo de alergia y, especialmente, en el caso de las alergias alimentarias, siendo un casi 60 % superior en niños y adolescentes con sobrepeso, según el estudio llevado a cabo por el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental de Estados Unidos.